fbpx
La señora de la fila - Felipe Farías Rodríguez

La semana pasada, mientras estaba en el supermercado, una señora se cueló en la fila para pagar; a lo que otra persona que estaba formada le hizo el reclamo. La respuesta de esta mujer fue la siguiente: «Si cabemos todos en el cielo, ¿por qué no vamos a caber en la tierra?». Todos hicieron silencio. La frase me quedó resonando en la cabeza.

Aquí, en Colombia, el uso de refranes y dichos populares es muy común entre la gente adulta. Muchos de ellos tienen fuerza por sí mismos. Son sabiduría popular y práctica. Hay unos que “me vuelan la cabeza” porque contienen enseñanzas profundas en muy pocas palabras. Yo soy feliz escuchando a mi abuela y a la tía Mery cuando los utilizan.

Pero, pese a que su uso es muy común, también son utilizados de manera equívoca. Esto hace que su sabiduría pierda peso y que su profundidad se vea opacada. Por ejemplo, la mujer en la fila, se estaba colando y quiso normalizar la situación citando un refrán cristiano. Sí, todos cabemos en el cielo y hay que trabajar porque quepamos y vivamos como hermanos aquí en la tierra. Pero colarse en la fila es una forma de irrespetar al otro(a). No es que sea una falta gravísima, pero sí es un detalle que habla mucho.

¿Quién no se ha colado? Yo sí lo he hecho un par de veces. Sobre todo cuando jóven. Ya no lo hago, soy más consciente de la importancia que tienen los pequeños detalles. Hay gente que se molesta con eso, que se sale de sí. Repito, no me parece una falta gravísima, pero no ayuda a crear cultura. Y sí que nos falta, y más en un país tan violento. Hay acciones así de pequeñas que pueden ayudar a reconstruir la confianza entre nosotros y el tejido social.

Al final, la mujer del supermercado se salió de la fila y se ubicó de últimas. Y lo hizo con buena actitud, hay algunos que se molestan y se ponen a la defensiva. Más allá de cómo utilizó el refrán, al final tuvo la disposición de corregir y poner de su parte. No sé si estaba de afán, si tenía una urgencia o si le dio pereza hacer la fila. Nadie sabe con la sed que otro vive; eso también hay que tenerlo en cuenta.

Felipe Farias Rodriguez

Laico, católico, discípulo, caminante, misionero, catequista. Aprendiz apasionado por la Persona de Jesús, su proyecto del Reino y la teología bíblica.

Puede que también te guste...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.