fbpx
¿Hasta cuándo sentados cantando villancicos? - Reflexión cristiana
Blog

¿Hasta cuándo sentados?

Hoy mientras estaba en la eucaristía, me quedó sonando en la mente una frase: “Que este adviento sea un tiempo de preparación para que Jesús nazca en el corazón”. Y yo, que soy bien preguntón y cansón hasta con Dios, comencé a darle vueltas y vueltas a esa frase. Acabo de llegar a mi casa y desde la comodidad de un cristiano espectador, he comenzado a reflexionar: ¿Acaso en nosotros, los bautizados, ya Jesús no nació?

¿No está dentro de nosotros (o es dentro), o nosotros dentro de él?

¿Por qué cada vez que cantamos “ven, ven, ven a nuestras almas”, no escuchamos en el fondo ese susurro evangélico que dije “ve, ve, ve tú y haz lo mismo?”.

Espera gestante, sí, pero, ¿quién será entonces los ojos, las manos, los brazos, la ternura y el amor del Niño Jesús?

Y, ¿si en ves de repetir “ven, ven, ven a nuestras almas…”, nos convencemos de que ya ha venido, y por ende, nos aventuramos a ser presencia, respuesta, abrazo, solución, providencia para quienes gritan de hambre, de dolor, de frío, de desesperación, por el abuso, la injusticia, la codicia, la incredulidad y el pecado?

¿Acaso la encarnación no nos habla de que cada bautizado está llamado a ser encarnación de Cristo y presencia salvífica suya a donde quiera que vayamos y con quienes nos relacionemos?

¿Hasta cuándo sentados como espectadores, cantando villancicos?

Preguntas posibles, muchas. Pero hoy no, no voy a alargar más la reflexión. Solo quiero evocar aquel bello texto del buen samaritano en el que Jesús le dice a aquel hombre: «Vete y haz tú lo mismo» (Lc 10, 25-37). Quizás, Jesús hoy nos lo vuelva a decir. Es que el “Mira, entretente, llénate adentro y permanece en esas hasta que yo vuelva”, no es muy evangélico que digamos. En la parábola del samaritano nos lo dejó bien claro.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.