El seminarista en crisis

En un retiro fundamental en el Foyer de Charité de Cogua al que asistí hace un par de años, me quedó sonando el testimonio de un seminarista que venía de Estados Unidos. Más o menos, sus palabras fueron estas: 

—Aquí he encontrado la experiencia que le hacía falta a mi vocación. Es que, de donde vengo, la fe se ha apagado; no hay muchos momentos de oración, todo es preparación intelectual y se ha perdido la experiencia personal con Jesús. Gracias por avivar la llama de la fe. Ahora si tengo la fuerza necesaria para continuar con mi vocación.

Quienes hemos tenido cierto acercamiento con la academia y la teología, nos encontramos con escenarios demasiado intelectuales que motivan a dejar la piedad a un lado y a abrirse por completo al saber y a la ciencia. No es de esperar menos, pues se trata de la academia, pero al estudiar sobre Jesús, una persona y no un conjunto de ideas, hay un riesgo latente y es el de fascinarse por las ideas y descuidar así la dimensión relacional-espiritual.

Es así, como en muchos ambientes eclesiales, se ha venido “des-espiritualizando” a la gente por considerarla fanática o simplemente neófita. Para algunos, el fuego del espíritu es tan solo una etapa, propia de los que inician, pero que se extingue con el tiempo. Incluso en los seminarios y las casas religiosas, la espiritualidad suele castrarse con la intelectualidad: “pobre novicio, aún está volando. Ya aterrizará el estudio y la pastoral”.

Me cuestiona y me atrae el tema de la espiritualidad, y es por eso que me he decidido a escribir esto. Y, lejos de buscar o propiciar el espiritualismo cristiano, si que me preocupan en este aspecto los procesos de formación eclesial en algunas partes del mundo y la cantidad de deserciones, incluso después de ordenados presbíteros. Tal vez tenga la oportunidad de ahondar un poco más en la rama de la teología espiritual. Por el momento, seguiré compartiendo un par de escritos más donde plasme algunos de los ecos, como el testimonio del seminarista, que resuenan en mi interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *